lunes, 19 de agosto de 2013

EL JURADO NÚMERO 10, de Reyes Calderón

Título: EL JURADO NÚMERO 10
Autora: Reyes Calderón
Editorial: Ediciones Martínez Roca
Páginas: 512
Premio Abogados de Novela 2013

Tengo que confesar que este libro me llamó la atención desde el primer momento. También tengo que reconocer mi predilección por los libros de temática jurídica aunque no es un género que predomine entre los autores españoles.
Su autora, Reyes Calderón, no es neófita en la narrativa jurídica ya que su saga, protagonizada por la jueza Lola MacHor (El expediente Canaima; Los crímenes del número primo; El último paciente del doctor Wilson; La venganza del asesino par) tuvieron buena acogida entre público y crítica.

Es El jurado número 10 su octava novela y la ganadora del Premio Abogados de Novela 2013. Es un libro ameno, divertido, entretenido donde destacan sus atípicos personajes alejados de los trajes, las corbatas o la gomina que lucen los protagonistas de tantas y tantas películas americanas de temática jurídica.
Efrén Porcina (socio y único abogado) y Salomé (socia y secretaria) fundan Romaní Asociados, un modesto despacho de abogados de provincias que trata de sobrevivir llevando pequeños casos hasta que, tras el accidente que sufre último novio de Salomé, se ven envueltos en un caso que les sobrepasa donde se mezclan las drogas de diseño, la corrupción a gran escala o el blanqueo de capitales.
El libro se divide en tres partes y éstas, a su vez, en capítulos cortos que facilitan su lectura. No resulta difícil meterse en su historia, acompañar a los personajes en sus primeras investigaciones en la casa del novio de Salomé (que fallece en el accidente), descubriendo que éste era un traficante y que guardaba en su casa una importante cantidad de pastillas de dinero y una no menos despreciable suma de dinero. Y esa es su perdición ya que se llevan ambos, el dinero y las pastillas, y ahí comienza su odisea.
También resulta fácil encariñarse con ellos, siguiendo sus esfuerzos por perder peso, en el caso de Efrén, o por cambiar su estilismo, en el caso de Salomé.
Y qué decir de la segunda parte en la que los personajes asisten a diario a un juicio que puede cambiar el rumbo de sus vidas. Acuden uno y otro día y nos transmiten con ese humor característico de la obra, el devenir del pleito.
La tercera parte, la más corta, da sentido a toda la novela y cierra los puntos que podrían quedar en el aire.
En definitiva, es una obra en apariencia sencilla pero bien narrada e hilvanada que engancha desde la primera página, con un protagonista bien definido que causa simpatía acompañado de un grupo de colaboradores que no desmerecen en absoluto.

Desde mi punto de vista, una novela totalmente recomendable.

2 comentarios:

  1. Gracias Francisco. Realmente es un libro que recomiendo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar